La peligrosa razón por la que no deberías tener una tarántula mexicana de mascota

Pamela Rodríguez Ordaz
no deberías tener una tarántula mexicana de mascota

Aunque para muchas personas las arañas representan una verdadera fobia, hay quienes las aman y hasta las tienen de mascotas, sin embargo, hay algunas especies que no se deberían tener por medidas de seguridad, ese es el caso de la ‘pata de sangre mexicana’, si no estabas [email protected] hoy te revelaremos la peligrosa razón por la que no deberías tener una tarántula mexicana de mascota.

La tarántula mexicana es una de las arañas más grandes endémicas de nuestro país, además, tiene colores brillantes en un patrón increíble y, a pesar de su apariencia, son muy dóciles, eso las ha convertido en una de las favoritas de los amantes de los arácnidos, hecho que ha puesto en peligro a la especie.

no deberías tener una tarántula mexicana de mascota

Se trata de un animal en peligro de extiensión | Fuente: Conabio

De acuerdo con Ángeles Márquez, especialista en arácnidos de la UNAM, esta especie se ha visto afectada debido a la tendencia de extraerlos de su hábitat para comercializarlas como mascotas, lo cual las ha dañado severamente.

Además, José Luis Castelo Calvillo, de la Colección Nacional de Arácnidos de la UNAM, señala que el comercio ilegal de tarántulas mexicanas es muy grande e incluso se han producido nuevas especies en otros países a partir de ejemplares de tarántulas mexicanas.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) señala que desde el 2009, en la Norma Oficial Mexicana aparecen tres especies en peligro de extinción, aunque no hay una actualización.

Una araña mexicana adulta se puede llegar a comercializar hasta en más de 15 mil pesos mexicanos en otros países.

La gran demanda de esta araña como mascota provocó su explotación a nivel local y mundial, extrayéndola de su medio natural sin control y poniendo en riesgo su supervivencia.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas