Cuidado, en la CDMX sí hay alacranes y viven en estas alcaldías

Alejandra Chavarria

Cuando se trata de animales tóxicos siempre es conveniente ser precavidos y aprender a reconocer las características de aquellas plagas que podrían hacernos daño. Es por ello que la UNAM compartió una guía al público para saber identificar y distinguir los alacranes venenosos de aquellos que son inofensivos. Por otra parte, dieron a conocer en los puntos de la CDMX donde sí hay alacranes.

Lo primero que debes saber es que estos depredadores suelen buscar comida durante las noches, mientras que en el día necesitan refugiarse. Por lo general se esconden en los jardines y saben adaptarse a los cambios drásticos de clima.

Asimismo, cabe aclarar que ningún alacrán tiene la finalidad de atacar a una persona, sino que sólo inyectará su veneno en caso de que se sienta en peligro.

A simple vista es casi imposible saber el nivel de amenaza que representa un alacrán, ya que no siempre su tamaño o coloración son indicativos de su toxicidad. Pero entonces, ¿cómo saber de cuáles debes cuidarte?

En CDMX sí hay alacranes, te decimos dónde

Existen dos aspectos que sí pueden servir para distinguir los alacranes venenosos de aquellos que no lo son: se trata de la forma y el tamaño de su aguijón, así como de sus pinzas.

Los alacranes venenosos suelen tener un aguijón en forma de media luna, con las tenazas delgadas y el segmento de su cola ovalado. De acuerdo con la información, en la Ciudad de México podrías sufrir la picadura en:

  1. Pedregal de San Ángel, que se extiende por Coyoacán, Álvaro Obregón y Tlalpan.

Mientras que los no tóxicos presentan una cola derecha y un aguijón más abultado. Normalmente sus tenazas son gordas y tienen rayas de diferentes tonalidades. Algunas incluido un doble aguijón.

Los alacranes que son tóxicos por lo general abundan más en zonas rurales y sitios abandonados. En cambio, los que son inofensivos están más en zonas urbanas, pues les gusta el calor humano.

¿Qué hacer en caso de una picadura de alacrán?

En caso de picada de escorpión o de alacrán, los primeros auxilios deben ser:

  • Lavar la zona de la picadura con agua y jabón.
  • Mantener el sitio de la picadura hacia arriba.
  • No se debe cortar, perforar o apretar la zona donde ocurrió la picadura.
  • Beber bastante agua.
  • Ir lo más pronto posible al servicio de emergencia hospitalaria o llamar a una ambulancia para que, en caso de que sea necesario, se aplique suero antiescorpiónico.

 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas