¿Cómo usar el agua gris con jabón para eliminar plagas de tus plantas?

Alejandra Chavarria

Las aguas grises son aquellas que provienen del uso doméstico, resultado del aseo personal y de lavar utensilios o ropa y pueden ser sumamente útiles para cuidar de tus plantas. Por ello, ahora te diremos cómo usar el agua gris con jabón para eliminar plagas de tus verdes amigas. 

A diferencia de las aguas negras, las aguas grises no contienen bacterias fecales como la Escherichia coli, productora de la toxina Shiga, la cual puede causar graves enfermedades a través de alimentos tratados con este tipo de aguas.

Generalmente las aguas grises se usan para vaciar el inodoro, pero también pueden servir para regar plantas como cactus y suculentas, y para combatir plagas que puedan vivir en ellas.

Paso a paso: cómo usar el agua gris con jabón para eliminar plagas

Para que puedas reutilizar las aguas grises como plaguicidas, te recomendamos usar detergentes neutros, jabones elaborados con glicerina, biodegradables o potásicos.

En caso de que no puedas conseguir jabones de este tipo, puedes usar el agua gris para regar tus plantas cada cierto tiempo y así evitar que se quemen sus hojas. Los jabones convencionales pueden dañar las plantas debido a que están elaborados con exceso de sosa.

Las aguas grises funcionan como plaguicidas porque todos los insectos tienen una capa serosa llamada cutícula que los protege de la deshidratación. Al regar las plantas con este tipo de agua, los jabones o detergentes diluidos en ella destruyen esta capa que cubre a los insectos y puede matarlos.

Es importante aclarar que el agua gris debe verterse directamente en la tierra para deshacernos de cualquier plaga que pueda vivir en las raíces de la misma. Si detectas bichitos entre las hojas, debes regar las plantas de pies a cabeza como lo harías con cualquier plaguicida, sin olvidar regar la tierra. Basta con que un pequeño insecto sobreviva para que la planta vuelva a llenarse de plaga, por eso es importante rociar la planta por completo.

Los insecticidas o plaguicidas pueden resultar perjudiciales para algunas plantas como las suculentas debido a que pueden dañar la pruina, también conocida como cera epicuticular, que es un protector natural de este tipo de plantas.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas