Cómo plantar lavanda por esquejes para tener siempre en casa: Paso a paso

Alejandra Chavarria

Cuando se trata de plantas hay algunas que tienen cualidades que las hacen las favoritas de muchos, tal es el ejemplo de esta planta aromática. Por eso, ahora te diremos cómo plantar lavanda por esquejes para tener siempre en casa. 

Lo mejor de este proceso es que tu casa tendrá un aromatizante natural que mantendrá las habitaciones constantemente frescas; sigue estas recomendaciones para conseguir tener tu propio mini-huerto de esta especie a la que se le conoce también como lavandula.

Para plantar lavanda por esquejes solo necesitarás unos pequeños racimos frescos que posteriormente podrás colocar en pequeñas macetas decorativas que mantendrán el aire de tu ambiente como si estuvieras en el campo.

Tener una planta de lavanda es más fácil de lo que crees | Fuente: @Pexels

Aunque la lavanda es una de las plantas más sencillas de cuidar, no por eso debes dar por sentado el tipo de riego, tierra en la que la colocarás y algunos otros detalles que por nada del mundo debes dejar pasar por alto. Toma nota de los cuidados sugeridos para la “lavandula”.

Paso a paso para cultivar lavanda en casa sin mayor complicación

  1. Remueve las hojas inferiores de un esqueje o tallo que no tenga brotes y córtalo
  2. En una maceta pon piedras al fondo y llena con 3/4 de tierra
  3. Planta los esquejes, deja algunas hojas por fuera
  4. Riega hasta humedecer la tierra, recuerda no ahogar la planta
  5. Coloca la maceta en un lugar donde recibe los rayos del sol

En tan solo cinco pasos lograrás tener una planta de lavanda que te hará sentir tranquila, serena y en paz, porque cabe destacar que esta es una de las propiedades de este tipo de vegetación de la que se tiene conocimiento que existen hasta 60 especies.

Conserva un delicioso aroma en tu jardín todo el tiempo | Fuente: @Pexels

Dentro de los cuidados de la lavanda debes considerar que necesitas un sustrato alcalino y además, procurar que la maceta en la que plantes la lavanda cuente con un buen drenaje, ya que este tipo de vegetación no responde bien a los encharcamientos.

Debes dejar que el sol le de por al menos seis horas diaria, procurar que al regarla no lo hagas sobre las ramas y flores, ya que esto podría hacer propensa a la lavanda de presentar hongos que podrían dañar tu cultivo. En los meses de calor es ideal darle el riego regular de una vez a la semana, en tiempo de frío es mejor esperar a ver que la tierra se seque para volver a agregar agua.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas