¿Cómo enseñar a pasear a mi gato con correa? 5 tips

Loretta Chantiri

Es común que la vida de un gato domestico sea completamente hogareña, algo que podría resultar perfecto para unos, pero aburrido para quienes les encantaría salir a pasear con su mascota. La buena noticia es que así como los perros, los gatos también pueden salir a dar la vuelta con una correa.

Pasear a aun gato con correa no es lo mismo que pasear a un perro, se necesitan ciertos cuidados y atenciones especiales, sin embargo, es bastante increíble tanto para el dueño quien puede crear mayor vínculo con su mascota, como para el minino quien puede salir a tomar aire fresco y estar en contacto con otros estímulos.

Recuerda que los gatos también necesitan sus baños de sol, olfatear diferentes aromas, sentir nuevas texturas debajo de sus patitas, explorar y distraerse.

Lo que también es verdad es que sacar a pasear a tu gato con correa requiere de tiempo para acostumbrarlo y mucha paciencia, pero si estás dispuesto a salir a explorar el mundo en compañía de tu michi, tenemos 5 tips que seguramente te serán de mucha ayuda.

(Foto: Unsplash)

1. Elige el collar adecuado

En el caso gatos siempre será mejor comprarles un arnés especial para gatos, nunca arneses para perros.

Con el arnés garantizas su seguridad ya que con el collar, en caso de que se espante, es posible que encuentre más fácil zafarse para correr y esconderse, por lo que podría perderse.

Además, un arnés asegura al gato de su pechito evitando también que pueda lastimarse su cuello ya que el de ellos es mucho más frágil que el de un perro.

El collar que le compres a tu gato, preferentemente que sea solo como accesorio para que se vea más lindo donde lleve también su placa de identificación.

2. Acostúmbralo a la correa

Una vez que tengas el arnés y la correa, tendrás que empezar a practicar dentro de tu casa o en tu jardín si es que tienes. Al principio será complicado puesto que los gatos no se acostumbras fácilmente a los cambios.

No obstante, es importante que seas paciente y constante practicando un ratito, solo unos minutos, todos los días e ir aumentando paulatinamente el tiempo de práctica hasta conseguir que tu gato se sienta seguro y cómodo con la correa antes de salir a la calle por primera vez.

Nunca lo castigue ni lo jalonees. Para él o ella es un cambio extraño en su vida y si te desesperas no solo podrías lastimarlo, sino que podrías conseguir que rechace por completo el arnés y la correa.

3. Sácalo a un lugar tranquilo

Si vas a pasear a tu gato es importante que tanto la primera vez, como el resto de las ocasiones, lo hagas en un lugar tranquilo.

Por ejemplo, no lo lleves a un parque donde posiblemente haya mucha gente y muchos perros también. Si vas a sacarlo a la calle tiene que ser con demasiado cuidado pues cualquier cosa, como el sonido de los carros, podría asustarlo terriblemente.

Procura a ir a un espacio tranquilo donde tú y tu gato estén felices pero sobre todo seguros. Tampoco te vayas a un lugar lejano y totalmente solitario.

Puedes también buscar pasearlo en horarios tranquilos como temprano por la mañana cuando hay menos transito en las calles. De cualquier modo si algo no va bien con los primeros paseos, aborta la misión tranquilamente y vuelve a intentarlo al día siguiente.

Por último, recuerda que los primeros paseos deben ser cortos, de cinco minutos aproximadamente. Y no olvides acariciarlo o darle algún premio con cada paseo.

(Foto: Unsplash)

4.  Mantente tranquilo

Da nervios sacar a pasear a un gato las primeras veces, pero no tengas miedo. Intenta mantener siempre la calma y deja que tu gatito lo disfrute.

Permite que se mueva como quiera, que se detenga a oler plantas y flores y solo controla ligeramente con la correa, pero no quieras obligarlo a caminar de cierta forma o tener determinadas conductas.

Ellos deben sentirse libres pero seguros, la correa es más una guía y para que no se escape por supuesto.

5. No esperes que sea como un perro

No pienses que lo puedes traer cortito de la correa y que muestre todo su porte como si fuera un perro en adiestramiento.

Lo gatos nos son buenos con las órdenes estrictas. El punto de su paseo será siempre crear un mayor vínculo entre él o ella y tú. Hagan de su paseo un momento mágico y hermoso, que se convierta en su momento favorito del día.

¿Te animas a pasear a tu gato con correa?

Con información de Preventive vet.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas