4 trucos naturales para que tus plantas nunca se pongan amarillas

Katia Muciño Briseño

Si eres de las personas que durante estos meses en casa han ambientado sus espacios con plantas por todos lados, esto te interesa. ¿Has notado que han perdido su color y comienzan a verse con hojas de un tono distinto? Evita tener plantas amarillas en casa con estos trucos caseros efectivos y fáciles.

Descubre la forma casera para evitar que las hojas de las plantas de interior pierdan su tono verde habitual y se vuelvan amarillas y quemadas. A este fenómeno se le llama clorosis en plantas y es causado por la falta de cuidado, raíces dañadas, alta alcalinidad y un drenaje insuficiente.

También debes saber que las plantas que tienen mayor riesgo de tener clorosis son las que no poseen el suficiente hierro en su estructura. Ahora te contamos cuatro trucos ideales para nunca más vuelvas a tener plantas amarillas en tu hogar.

Revisa las hojas de tus plantas y verifica su color para saber si tienen clorosis. Fuente: Pixabay

¿Cómo evitar o tratar hojas de las plantas amarillas?

  • Posos de café 

Utilizar posos de café es una técnica muy natural y casera, lo único que tienes que hacer es guardar el desecho del café después de que lo preparas. Se trata de un abono natural que lo puedes fabricar con sobras de café secas, exposición al sol  durante la mañana y un recipiente de vidrio.

  • Agua natural  

El agua es de los elementos más poderosos que tenemos en la vida y hasta nos puede ayudar con las plantas. Aquí vas a dejar agua natural a reposar dentro de un recipiente grande durante 48 horas para que sus cristales de calcio se precipiten y se conviertan en cristales de suspensión. Entré más tiempo esté en reposo será mejor y después debes cambiar el agua de recipiente para regar con ella tus plantas amarillas.

Posos de café para plantas amarillentas. Fuente: Pixabay

  • Evita corrientes de aire y frío 

Las plantas son tan sensibles que a veces, aunque estén afuera, no alcanzan a soportar todos los cambios de temperatura que experimentamos. Es necesario que no dejes tus plantas afuera todo el tiempo si su estructura no le permite sobrevivir. Recomendamos cambiarlas de lugar para eliminar las hojas de las plantas amarillas porque en muchos de los casos el principal enemigo es el clima.

  • Regula la iluminación 

Otra causa importante por la que las plantas se vuelven amarillas es el exceso o falta de luz. Pon atención a lo que tu planta necesita y revisa si puede recibir suficiente luz en un espacio seguro sin abusar.  También existen las lámparas para plantas en caso de que desees brindarle una mejor atención. Lo más importante es que aprendas a conocer a tu planta, investiga sus características y adapta tu espacio a ella; la ayudarás a sobrevivir.

¡Síguenos en Facebook e Instagram

Escrito por
Katia Muciño Briseño

Relacionadas