¿Tus hijos duermen tarde? Desvelarse podría ser muy peligroso para su salud

Leilani Díaz

En ocasiones, es complicado lograr que los niños duerman a su hora; ya sea porque se encuentren muy emocionados, porque han estado muy activos en las últimas horas del día o porque están viendo algo que les gusta mucho. Sin embargo, es importante que los padres eviten que sus hijos duerman tarde, pues un mal descanso puede ocasionar muchos problemas en el desarrollo de los pequeños.

Una de las principales consecuencias del desvelo en los niños, es que “daña su poder cerebral”. Un estudio reciente, realizado por científicos de la Universidad de Londres, revela que los niños que duermen tarde de manera frecuente, tienen problemas en matemáticas, lectura y consciencia espacial cuando son mayores.

La investigación señala que la falta de sueño altera los ritmos naturales de los niños y esto, a su vez, afecta la manera en que el cerebro puede aprender información nueva.

Esto es aún más grave en niños menores de 3-4 años, que es la etapa en la que es más común que los niños tengan horarios más flexibles o simplemente no tengan un horario fijo para acostarse.

Unsplash

¿Qué otras consecuencias pueden sufrir los niños que duermen tarde?

Las horas de sueño también impactan en las habilidades físicas de los niños pues cuando se descansa bien, los músculos liberan la tensión del día, se recuperan y preparan para trabajar al día siguiente, lo cual juega un papel importante en el desempeño de sus actividades escolares, deportivas y hasta de juego.

Dormir tarde también puede ocasionar daños en la salud mental de los pequeños, como falta de concentración, pereza, inactividad, somnolencia y cansancio durante el día; sin mencionar que un sueño de mala calidad también aumenta el riesgo de obesidad infantil.

Consejos para mejorar la calidad del sueño de tus hijos

Los niños no saben de hábitos cuando nacen, dependen de sus padres para aprender qué costumbres y horarios son buenos para su salud. Por eso es importante que seas firme con ellos y vigiles sus patrones de sueño, tomando en cuenta que lo ideal es que su hora de dormir sea entre las 7:30 y las 8:30 de la noche.

Otro consejo útil para que tus hijos no duerman tarde es quitar televisores, tablets y celulares de su habitación; de esa manera no tendrán distractores que les impidan conciliar el sueño.

 

Información de BBC y Fatherly.

Escrito por
Leilani Díaz