¿Se te acabó la cerveza? Conoce cómo puedes preparar la tuya desde casa

Loretta Chantiri

Como ya te habrás dado cuenta, la cerveza escasea por todos lados, tienditas, tiendas de conveniencia y supermercados se han quedado sin esta deliciosa bebida que al parecer ha sido de los productos más consumidos durante la cuarentena.

Desde el pasado 29 de abril, el hashtag #SeAcaboLaChela estuvo en tendencia debido a la alta demanda que ha tenido y a la poca cantidad que hemos visto. No se sabe si es por el hecho de solo estar bebiendo mientras se está en casa, o si es por la ley seca que se ha implementado en diferentes estados del país y algunas alcaldías de la Ciudad de México.

Lo que sí, es que al parecer esta crisis de cerveza a llevado a aumentar considerablemente su precio. Algunas personas afirman que han encontrado dicho producto en hasta 80 pesos por envase de 355 ml.

La buena noticia es que te compartiremos una receta con la que podrías preparar tu propia chela desde casa, claro no es un proceso sencillo y a la vez requiere de un largo periodo de tiempo para realizarse pero siendo honestos, creemos que puede ser una actividad bastante interesante que además ayuda a distraerse y pasar el tiempo en lo que termina la cuarentena.

(Foto: Pixabay)

Primero que nada necesitarás los ingredientes principales: agua, malta, lúpulo y levadura.

Algunos de estos productos no los encuentras en cualquier super, sin embargo existen tiendas en línea a través de Instagram y otras páginas que hacen pedidos internacionales o podrías buscarlos también en plataformas como Amazon donde no tardarán mucho en llegar a tu hogar.

Ahora a los pasos para su elaboración…

Paso 1: Malteado

La cerveza se prepara con distintos cereales pero en esta ocasión ocuparemos malta. Lo primero que se debe hacer es dejar que los granos germinen para luego interrumpir su germinación. Para ello se sumergen a unos 15°C oxigenando el agua con frecuencia para que el embrión de la semilla no se ahogue.

Una vez hecho esto, retiras el agua y comienza la etapa de descanso, donde los granos reposan durante dos o tres días en condiciones húmedas para que pueda germinar.

Una vez que se haya cumplido el proceso anterior, deberás tostar los granos en el horno a unos 150º C. Luego triturarás los granos tostados en un molino o en la una licuadora hasta crear un consistencia tipo harina.

Paso 2: Maceración

La maceración es el proceso mediante el cual, a través de remojar el grano con agua a ciertas temperaturas, se activarán diversas enzimas de la malta para convertir los almidones en azucares más simples, para después metabolizarlos con ayuda de la levadura en alcohol etílico.

Para este proceso debes mezclar la malta con agua a una temperatura de entre 65º a 75ºC por hora y media (se recomienda utilizar un termómetro químico o de cocina para esto), después, con ayuda de un colador, deberás filtrar con precisión el producto para evitar que restos sólidos se agreguen en la bebida.

Paso 3: Cocción

En este paso agregarás el lúpulo, quizás el ingrediente más importante de la cerveza, pero antes, la preparación previa deberá cocerse. El tiempo de cocción mínimo es de una hora y en algunas cervezas se puede alargar incluso hasta las 3 o 4 horas pero en esta ocasión lo haremos por 2 horas y se le puede ir agregando agua para no perder la evaporación.

El lúpulo es recomendable agregarlo en los últimos 10 minutos de la cocción ya que este ingrediente será el que aporte amargor y aroma. Como dato especial, entre más contacto tenga el lúpulo con la preparación, más amarga será nuestra bebida.

Paso 4: Enfriado y fermentación

La cerveza se debe enfriar rápidamente mediante intercambios de calor hasta la temperatura de fermentación. La temperatura de enfriamiento debe ir de los 8ºC a 20ºC dependiendo el tipo de cerveza. Este paso requerirá de una cama de hielo o una nevera preparada con anticipación para enfriar lo más rápido posible la mezcla. Una vez enfriada, deberás oxigenarla y a la vez añadirle la levadura para su fermentación.

Es durante el proceso de fermentación que se genera el alcohol. El tiempo del proceso puede variar según el estilo y la graduación de la cerveza. A más grado de alcohol más tiempo de fermentación y normalmente una chela puede estar entre 4 y 7 días fermentando.

Paso 5: Maduración

Para su maduración requerirás de paciencia y tiempo. Tienes que dejar la mezcla final en un sito fresco y oscuro al menos por 15 días. Notarás que tu bebida comenzará a disminuir en cantidad debido a la producción de burbujas. Una vez que veas un cambio considerable, sabrás que tu cerveza está lista.

Paso 6: Embotellamiento

Por último llevarás tu cerveza a unas cuantas botellas para su almacenamiento. Para esto necesitarás, evidentemente, botellas de cerveza pero no aquellas que te sobraron de tu último 12, mas bien necesitarás envases que puedan ser cerrados de forma “hermética”.

Para verter tu bebida en las botellas o envases, utiliza un colador y embudo para evitar que se agreguen residuos que ocasionalmente se forman en el proceso de evaporación y también, se debe agregar una cucharadita de azúcar por cada litro de producto para que tu cerveza produzca su espuma.

Una vez embotellada, deberá estar en este estado entre 7 y 14 días. Posteriormente, y posiblemente para cuando acabe la cuarentena, la cerveza estará lista para consumir y celebrar.

(Foto: Pixabay)

Para una elaboración mas detalla puedes apoyarte de algún video tutorial de YouTube.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas