¿Se puede guardar el café que sobró de la cafetera en el refrigerador?

Pamela Rodríguez Ordaz
Guardar-el-cafe-en-el-refrigerador

El café es una de las bebidas más populares del mundo, no solo es delicioso, también nos ayuda a estar alerta, despiertos y tiene muchos nutrientes, por ello, cuando se nos pasa la mano y preparamos de más, es difícil saber qué hacer con él, pero hoy responderemos la gran duda: ¿Se puede guardar el café que sobró de la cafetera en el refrigerador?

Nadie quiere tirar su café por el drenaje, sería un gran desperdicio, por lo que algunos optan por dejarlo en la cafetera, sin embargo, esto podría ser contraproducente, pues el calor puede arruinar el café, perdiendo su olor y su sabor, dejándonos con un líquido que no se parecería nada al café al que estamos acostumbrados.

El café con las mejores características es el que está recién hecho, tienen un gusto y un aroma más intensos, por ello, lo mejor es siempre calcular bien la cantidad que vamos a tomar al momento y no preparar de más y dejarlo “para al rato”.

Guardar-el-cafe-en-el-refrigerador

Lo mejor es siempre calcular la cantidad exacta que te vas a tomar | Foto: Unsplash

¿Se puede guardar el café que sobró de la cafetera en el refrigerador?

Sí, la mejor opción para guardar el café que te sobró es en el refrigerador, conserva mejor sus propiedades que dejarlo al aire libre o en la cafetera, pero no debes meterlo solo así al refri, debes seguir ciertas reglas.

Lo más importante es guardarlo en un recipiente hermético o lo mejor tapado que se pueda, pues el café puede absorber la humedad y los olores, lo que daría como resultado un sabor y aroma muy desagradables.

De hecho, si no tienes bicarbonato de sodio, puedes meter un poco de café molido en un platito al refrigerador para acabar con el olor desagradable.

Una vez que el café está muy bien tapado, guárdalo en la parte de atrás del refrigerador, en la más fría y nunca en la puerta, pues así sufrirá menos variaciones de temperatura.

Este remedio funciona para el café solo, pues si ya le agregas leche, azúcar o cualquier otro ingrediente deberás tomarlo en el momento o decirle “adiós”.

Si ya sacaste tu café refrigerado y quieres beberlo, debes calentarlo a fuego bajo en un cazo para que agarre calor poco a poco, ya que si se recalienta demasiado se quema, pierde sus propiedades y hasta adquiere un gusto amargo. Otra opción es tomarlo como café helado o frappé añadiendo algunos hielos.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas