¿Qué hacer con la comida del altar después del día de muertos?

Leilani Díaz

Se acerca el Día de Muertos, una de mis fechas favoritas del año y una tradición llena de color, misterio y un familiar aroma a copal que siempre me recuerda a mis abuelitas. En estos días, es mandatorio cocinar lo que más le gustaba saborear en vida a nuestros difuntos, para que, a su regreso, puedan degustarlo una vez mas al lado de nosotros, a través del altar que colocamos en casas o cementerios.

Según la tradición, durante el 1 y 2 de noviembre, nadie vivo puede comer esa comida; sin embargo, aunque al día siguiente queramos usarla para el desayuno, muchas personas aseguran que no vale la pena pues el alma de esos alimentos se fue al Mictlán junto con la de nuestros familiares.

Instagram pamenunez73

Pero, ¿qué se hace con toda esa comida que quedó del altar una vez que ha pasado el Día de Muertos?

Aunque esta es una visión muy romántica del “regreso” de esos seres amados que ya han partido, la realidad es que todos sentimos ese terrible sentimiento de culpa a la hora de tirar a la basura alimentos.

Pero no sientas remordimiento, lo mas recomendable cuando se trata de guisados, siempre será desecharlos, ya que estuvieron en la intemperie por mucho tiempo y podría no solo resultar antihigiénico comerlos, sino que podrían caerte mal.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, frutas y pan, esto ya dependerá de lo que tú quieras, aunque muchas personas suelen regalarlos pues consideran que el sabor “se va” solo para quienes recibieron al difunto.

Otros más, simplemente lo comen al día siguiente. Al final, el punto es no desperdiciar comida que probablemente a alguien más le haga falta.

Así que ahora ya lo sabes, puedes tomar la decisión que prefieras, lo importante es celebrar el Día de Muertos en familia y enseñar a nuestros pequeños cómo festejarlos para preservar nuestras hermosas tradiciones mexicanas.

Te recomendamos:

Escrito por
Leilani Díaz