¿No quieres comer popó de camarones? Aquí te decimos cómo limpiarlos

Leilani Díaz
camarones-linea-negra-como-limpiar

Seguramente te ha tocado comer unos deliciosos camarones al mojo de ajo y cuando estás a punto de comerlos, te encuentras con una extraña línea negra que atraviesa su dorso; una misteriosa “vena” que muchas personas no le retiran por creer que es inofensiva.

Sin embargo, ¿sabes en realidad qué es esta línea negra y por qué sí es necesario retirarla de los camarones?

En realidad, esa famosa “vena” no es más que el intestino (y el colon) del crustáceo, por donde atraviesan los residuos de sus alimentos, es decir, su excremento.

Lo más extraño es que aunque te resulte desagradable, comerla no afecta en nada a tu salud. Sin embargo, muchos expertos en gastronomía sugieren retirarla para evitar que tu platillo adquiera un sabor amargo a la hora de cocinarlo.

camarones-linea-negra-que-es

Unsplash

¿Cómo limpiar correctamente los camarones?

Existen distintos métodos, que puedes probar hasta encontrar el que más te acomode.

El primero, y el más conocido, es cortar con un cuchillo todo el lomo del camarón, y con la punta de tu utensilio, levanta una parte de la tripa y así podrás jalarla fácilmente.

Otro truco que algunas personas utilizan es tomar al crustáceo por la colita y jalarla hacia arriba, retirándola poco a poco para que al mismo tiempo se despegue esa desagradable línea negra.

También, algunos chefs que planean cocinar el camarón con todo y “cáscara”, suelen insertar un palillo en medio del dorso y levantarlo despacio hacia arriba; de esa manera es posible desvenarlo sin retirarle nada más.

Tampoco es necesario que los camarones estén cocidos para que puedas llevar a cabo cualquiera de estos pasos; solo debes lavarlos bien con agua fría aún después de retirarle el intestino, para retirarle todos los restos de excremento que hayan quedado pegados.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que comas un rico platillo de camarones a la diabla, seguro te fijarás en que estén bien limpios.

Escrito por
Leilani Díaz