La diferencia entre frijoles puercos y frijoles charros ¡No son lo mismo!

Pamela Rodríguez Ordaz

La gastronomía mexicana no podría ser concebida sin los deliciosos y nutritivos frijoles, además de tener muchos beneficios para nuestra salud, son muy versátiles y se pueden preparar en una infinidad de platillos, sin embargo, aunque algunos se pueden parecen mucho entre sí, cada preparación tiene su encanto, es por eso que hoy te revelaremos cuál es la diferencia entre frijoles puercos y frijoles charros ¡No son lo mismo!

Aunque cada persona le pone su toque personal a las recetas, se mantiene la esencia del platillo, es por eso que muchas veces nos podemos confundir entre algunos que tienen ingredientes o preparaciones similares, tal es el caso de los frijoles charros y los frijoles puercos.

Aunque parezca el mismo platillo, tiene marcadas diferencias | Fuente: Freepik

¿Qué son los frijoles charros?

Es un platillo típico del norte de México y consiste en frijoles con un caldo preparado con chile picado, cebolla, jitomate, tocino y cilantro, además, según la región en la que se les prepare, se les puede añadir algún otro ingrediente.

¿Qué son los frijoles puercos?

De acuerdo con el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, de Editorial Larousse, los frijoles puercos son un platillo popular en Sinaloa, donde se sirven como guarnición. 

Se preparan con frijoles bayos refritos en manteca de cerdo, chorizo, longaniza y tocino, ingredientes que proceden del puerco, de ahí su nombre.

La diferencia entre frijoles puercos y frijoles charros

Los frijoles puercos son más espesos que los charros, además, estos últimos tienen más ingredientes.

Mientras todos los ingredientes de los frijoles puercos (a excepción de los mismos frijoles) provienen del cerdo, los frijoles charros tienen otra variedad de ingredientes de origen vegetal.

Aunque puedan parecerte parecidos, se trata de dos platillos con ingredientes y texturas diferentes.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas