Kimchi: Deliciosa y saludable receta coreana para hacer en casa

Leilani Díaz

Si alguna vez has ido a comer a un restaurante coreano, seguramente has probado el kimchi, uno de los platillos más famosos de dicho país. Y si aún no lo conoces, te puedo decir que lo amarás; aunque quizá en un principio su sabor fuerte te sorprenda, cambiarás de opinión cuando descubras que al combinarlo con carne o arroz crea en tu paladar una sensación intensa (pero muy agradable) de sabores.

El kimchi es un término usado en Corea para nombrar los platillos de verduras fermentadas y su historia se remonta a alrededor de 250 años atrás, aunque su ‘boom’ a nivel mundial data de poco tiempo atrás, cuando fue reconocido como alimento probiótico saludable, ya que es fuente de bacterias ácido lácticas útiles (además de tener efectos antioxidantes y anticancerígenos).

El único contra es que muchas personas no podemos darnos el lujo de comer todos los días en un restaurante; aunque eso no significa que no podamos gozar de los beneficios de este saludable platillo.

Por ello, aquí te voy a dejar una receta coreana de kimchi para que aprendas cómo hacer la famosa col fermentada desde tu casa.

Aquí tengo que hacer una aclaración: La receta tradicional está hecha con col napa o col china, la cual tiene más beneficios para tu aparato digestivo y puedes conseguir en grandes supermercados o en tiendas coreanas; por ejemplo, en la CDMX las encuentras en la Zona Rosa y la colonia Roma. Pero si no la encuentras, tampoco te preocupes, puedes hacerlo con una col “normal”.

Ingredientes:

  • 1 Col
  • 100 gramos de Harina de arroz
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 trozo de jengibre
  • 2 cucharadas soperas de Azúcar
  • 2 litros de Agua
  • 3 cucharadas soperas de pasta de soya
  • 250 gramos de Sal de mar
  • 4 cucharadas soperas de Salsa de concentrado de pescado
  • 1 cucharada sopera de Pimentón picante (paprika)
  • 1 cucharadita de ajonjolí natural

 

¿Cómo hacer tu propio kimchi?

  1. El primer paso es separar las hojas del tallo de la col, cortarlas en trozos y después cortar el tallo (también en trozos grandes). También se puede hacer dejando la col entera, pero esto depende de nuestros gustos.
  2. Luego toma un recipiente grande y agrega el agua junto con la sal de mar; revuelve con las manos para que se disuelva la sal y así obtener una salmuera.
  3. Ahora mete la col en esa salmuera y déjala reposar durante unas 12 horas aproximadamente.
  4. Mientras esto sucede, prepara la salsa coreana picante. Para ello, debes pelar el trozo de jengibre y machacarlo bien junto con los ajos pelados hasta obtener una pasta.
  5. Después hay que batir o licuar la harina de arroz con el chile en polvo o paprika, y un poquito de agua fría hasta que quede una especie de escabeche para el kimchi. Y luego, ahí mismo, añade la pasta de ajos y jengibre, la pasta de soja, la salsa de concentrado de pescado, el ajonjolí y el azúcar, y mezclamos todo bien de nuevo.
  6. Guarda esta salsa en el refrigerador mientras está lista la col.
  7. Una vez ha reposada la col por 12 horas, deberás escurrirla bien (no lavarla) y meterla en la salsa anterior, moviendo todo hasta que quede bien empapada.
  8. Ahora sí, ya casi tienes tu kimchi. Guarda nuevamente la col en salsa en un recipiente o frasco con tapa y deja que fermente en el refrigerador unos 8 días para que obtenga su sabor característico, aunque también puedes acelerar la fermentación dejando el primer día afuera del refri y hasta después guardarlo.

 

Una vez que tengas el kimchi fermentado a tu gusto, puedes guardarlo en tu refrigerador y aguantará super bien durante varios meses.

De cualquier manera, aquí te dejo un tutorial para que veas la receta paso a paso.

Información de Koreanbapsang.

 

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas