Errores comunes que arruinan el sabor de tus milanesas y no lo sabías

Leilani Díaz

A mis 27 años de edad, nunca he conocido una sola persona que se niegue a una crujiente milanesa; no importa si se trata de niños o adultos, todos amamos este platillo. Sin embargo, a veces puede ocasionarnos dolores de cabeza pues el empanizado se cae por partes o simplemente no logras que quede crujiente por fuera y jugosa por dentro.

Y es que, aunque pueda parecer un platillo muy sencillo, tienes que saber prepararlo bien y evitar estos errores comunes que pueden arruinar tu comida.

Milanesas con demasiado de todo

Sabemos que una buena milanesa debe llevar harina, huevo y pan molido; sin embargo, debes tener cuidado de escurrir bien los excesos para evitar que a tu carne le queden unos grumos que podrían arruinar su textura.

Empanizar la carne sin sazonar

Si lo único que haces es sacar el pollo o la res del refrigerador, e inmediatamente empanizarlo, lamento decirte que lo estás haciendo mal.

Lo recomendable es marinar la carne antes de agregar el empanizado; puedes simplemente agregar un poquito de sal, ajo en polvo y tus condimentos preferidos, de esta manera las milanesas estarán llenas de sabor cuando las sirvas.

No refrigerar las milanesas

Si cuando estás cocinando, notas que a tus milanesas se les caen pedacitos del empanizado, es probable que sea por este error.

Lo que expertos aconsejan es guardar la carne en el refrigerador después de empanizarla; con 20 minutos antes de que las vayas a freír es más que suficiente pues de esa manera ayudarás a que se pegue por completo la harina y pan molido.

El truco está en el aceite

NUNCA pongas el aceite en el sartén frío y mucho menos metas las milanesas en ese aceite frío para esperar que la milanesa se caliente junto con él. Este es otro de los errores comunes que no permite que tu platillo sea perfecto.

Lo ideal es esperar a que el aceite esté a una temperatura de 180 C, aunque sabemos que no todos cuentan con un termómetro en su cocina, así que otra opción para comprobar que ya puedes comenzar a freír es agregar un trozo de harina o introducir una pala de madera.

Si notas que el aceite comienza a burbujear, significa que es el momento de cocinar tus milanesas (una pieza a la vez).

Además, se sugiere que el aceite que utilices NUNCA sea el mismo que ya habías usado para frituras anteriores; aunque quieras reciclar, este es uno de los errores más peligrosos, ya que puede resultar tóxico.

 

Te recomendamos:

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas