Cómo quitar manchas difíciles de las ventanas y dejarlas relucientes

Pamela Rodríguez Ordaz

Limpiar las ventanas es una de esas tareas de la limpieza del hogar que pueden cambiar todo el ambiente de nuestra casa, se ven relucientes, brillantes y hacen que entre mejor la luz, sin embargo, muchas veces tratamos de dar el mejor resultado con productos comerciales que no son lo que esperábamos, pero hay materiales que tienes en tu casa que pueden lograr poderosas mezclas para quitar manchas difíciles de las ventanas y dejarlas relucientes.

En ocasiones las manchas en las ventanas pueden ser un verdadero dolor de cabeza, no salen con la limpieza habitual y dan un aspecto descuidado y sucio, pero eliminarlas es mucho más fácil y barato de lo que crees, y sin dejar rayas en el proceso.

Aunque puede parecer una tarea bastante sencilla, limpiar los vidrios, espejos y cristales tiene su chiste y cualquiera que lo haya hecho lo sabe, pues no todos los trapos son buenos, demasiada agua o producto de limpieza también puede ser un error, hasta la dirección en la que limpiamos puede tener efectos en el resultado.

Elimina hasta las manchas más difíciles y deja tus ventanas brillantes | Foto: Pixabay

Cómo quitar manchas difíciles de las ventanas y dejarlas relucientes

Tu mejor aliado para eliminar manchas en los vidrios es el bicarbonato de sodio, pues funciona como un abrasivo suave que elimina hasta las manchas más pegadas sin correr riesgos de dejar rayones y rasguños en los vidrios.

Antes de usar el bicarbonato para las manchas hay que quitar todo el polvo de la superficie con un paño de microfibra y una mezcla de vinagre blanco y agua por partes iguales. Puedes aplicar la mezcla de vinagre y agua directamente en el trapo o rociar la superficie.

Después de eliminar el polvo, frota suavemente con el bicarbonato de sodio y aplica más solución de vinagre al terminar para garantizar el máximo brillo en tus ventanas y espejos.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas