Cómo lavar los sartenes de hierro sin quitarles el antiadherente tras curarlos

Alejandra Chavarria

Resulta que entre la gran variedad de sartenes que existen, el de hierro fundido se ha vuelto muy popular en los hogares, principalmente porque son más duraderos y resistentes. Sin embargo, requieren de cuidados especiales y de un proceso de curación antes de usarlos. Por eso aquí te decimos cómo lavar tus sartenes de hierro sin quitarles el antiadherente.

Para muchas personas, su sartén de hierro fundido es una de las posesiones más preciadas en la cocina, pues gracias a que retiene y conduce tan bien el calor se pueden hacer todo tipo de alimentos: verduras, carnes, pescados y hasta pollo frito.

El problema (aunque en realidad no tanto) es que requieren de mayor mantenimiento que otro tipo de sartenes, pues al ser solo de hierro, no tiene teflón ni otro recubrimiento antiadherente. Además, es un material poroso y por lo tanto, no es resistente al agua, lo que ocasiona que con el tiempo se vaya oxidando.

Te damos el mejor tip para limpiar sartén de hierro fundido | Fuente: TikTok/evaquintanillam

Cabe decir que las sartenes de hierro fundido crean su antiadherencia a través del uso. Cuanto más la utilizamos, más la vamos curando y por lo tanto, mayor rendimiento sacamos de ella. La buena noticia es que si se cuidan correctamente, mejoran con los años, convirtiéndose en una herramienta de cocina indispensable y en la que puedes hacer casi de todo.

Paso a paso: Cómo lavar los sartenes de hierro sin quitarles el antiadherente tras curarlos

  • Para curarlo:
  1. Comienza curando el sartén con un poco de aceite, asegúrate de esparcirlo bien por toda la superficie, incluyendo la parte de abajo.
  2. Una vez hecho esto, quita el exceso de aceite y colócalo sobre el horno a fuego bajo durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, deja que se enfríe por completo.
  3. Se recomienda seguir estos pasos dos o tres veces para tener mejores resultados.
  4. Enjuaga con agua tibia y jabón para que quede más suave.
  5. Finalmente seca muy bien con una toalla de cocina.

Es recomendable hacer una curación antes de usarlos la primera vez y de vez en cuando después de que empieces a utilizarlos a diario.

  • Para lavarlo:
  1. Enjuaga el sartén y asegúrate que no queden restos de comida.
  2. Lávalo con agua tibia, un poco de jabón y una fibra suave.
  3. Seca muy bien toda la superficie.
  4. Añade un poco más de aceite para que esté listo la próxima vez que lo vayas a usar.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas