Cómo lavar el trapeador para que quede tan blanco como uno nuevo, en 5 minutos

Pamela Rodríguez Ordaz
cómo lavar un trapeador para que quede blanco

Cuando se trata de hacer la limpieza del hogar hay que tener las mejores herramientas para limpiar de verdad y mantener un olor agradable, pues de poco sirve hacerlo con trapos o trapeadores que solo llevan la suciedad, bacterias y basura de un lado a otro, es por eso que hoy te diremos cómo lavar el trapeador para que quede tan blanco como uno nuevo, en 5 minutos.

Aunque no nos demos cuenta, el trapeador puede estar incluso más sucio que el piso que queremos trapear, lo cual puede resultar en resultados no deseados y que no logremos el brillo y el delicioso aroma que estamos buscando.

Es importante tener en cuenta que lo ideal es tener un trapeador para limpiar exteriores y otro para el interior de la casa, pues el uso no es el mismo y solo batallaremos más con mantener todo reluciente, así que toma nota y deja de llevar bacterias a tus pisos.

cómo lavar un trapeador para que quede blanco

No ensucies tu casa con un trapeador sucio | Foto: Pexels

Cómo lavar el trapeador para que quede tan blanco como uno nuevo, en 5 minutos

Vas a necesitar:

  • Jabón de baño (el más barato que encuentres)
  • Cloro o blanqueadores de oxígeno activo (como el Vanish)
  • Agua

Paso a paso:

  1. Ponte tus guantes de goma para no lastimar tu piel
  2. Coloca el trapeador en el fregadero y mójalo bien
  3. Con ayuda del jabón de baño tállalo muy bien, como si estuvieras lavando ropa a mano
  4. Enjuágalo 
  5. En una cubeta con agua agrega 1 parte de cloro o limpiador con oxígeno activo por 10 de agua 
  6. Mete el trapeador el la mezcla y déjalo reposar unos minutos para eliminar todas las bacterias que pudieran quedar, recuerda que es importante lavar con jabón primero, pues el cloro blanquea y desinfecta, pero no limpia
  7. Enjuaga el trapeador o usa el agua que ya tienes para limpiar de una vez 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas