Cómo hacer la limpieza de la semana, ¡en solo 45 minutos!

Leilani Díaz

Lo sabemos, en ocasiones las obligaciones de la vida cotidiana nos dificultan prestar atención a la casa; no te angusties, esto es algo normal que le sucede a muchas personas. El trabajo, los hijos, ejercitarse, pasear a las mascotas y los compromisos sociales a veces no nos dejan tiempo ni para consentirnos a nosotros mismos; por eso, si eres de los que aprovecha los sábados o los domingos para hacer la limpieza de la semana, aquí te contamos cómo hacerla en tan solo 45 minutos.

Aquí vale hacer una aclaración porque si en realidad llevas muuucho tiempo sin haber limpiado ni ordenado la casa, no harás milagros en 45 minutos, pero con estos consejos para hacer la limpieza más rápido, sí podrás agilizar el proceso.

Hay 3 reglas para lograr hacer la limpieza exprés

  1. Observa. No te agobies si crees que hay demasiado desorden, lo primero que debes hacer es observar el cuadro completo para detectar las necesidades de tu casa.
  2. Prioriza. Ya que has visto todo lo que necesita tu casa en cuanto a limpieza y orden, deberás decidir cuáles son los puntos más importantes para atender y si es posible hacerlo en el tiempo que tienes disponible; por ejemplo, sabes que hay manchas de dedos en las paredes y polvo en las copas, ¿cuál es más urgente y cuál puedes dejar para el día de limpieza profunda?
  3. Planifica. Ahora sabes los puntos que vas a atacar; es momento de poner manos a la obra en orden de prioridad y sin detenerte a pensar qué más falta o qué deberías hacer después (porque eso debiste hacerlo al principio). La idea es que sigas limpiando y ordenando de corrido entre un punto y otro.

Recuerda que el orden para hacer la limpieza de la semana en casa, siempre será de arriba abajo (si vives en una casa de dos pisos), y si vives en un departamento, debe ser de adentro hacia afuera (es decir, de los cuartos que se encuentran al fondo hacia la puerta de entrada); si no lo haces así, podrías ensuciar lo que ya has limpiado y perderás tiempo volviendo a limpiar.

Te recomiendo primero recoger todo lo que encuentres fuera de su lugar, después ablandar la suciedad poniendo los limpiadores en inodoro, regadera, estufa y lavamanos para que mientras actúan, puedas dedicarte a tender perfectamente bien la cama y aspirar o barrer el piso de la casa.

Al final deja el baño, la cocina y el trapeador (o fregar el piso, lo que prefieras), para entonces, los químicos ya habrán actuado sobre las superficies difíciles y podrás simplemente tallar con un cepillo o esponja rápidamente, seca con una toalla grande o trapo y listo.

Ojo, hacer la limpieza más rápido no es hacerla mal. Usa trapos distintos para cada estancia y cambia las cubetas de agua tras cada habitación para no llevar la suciedad de un lado a otro.

 

Te recomendamos:

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas