Cómo hacer en casa

¿Cómo curar un molcajete de piedra nuevo? Evita comer “piedritas”

El molcajete es una de esas herencias prehispánicas que sobreviven hasta nuestros días, y qué...

Leilani Díaz

como curar un molcajete de piedra volcanica
Instagram thecuriousmexican

El molcajete es una de esas herencias prehispánicas que sobreviven hasta nuestros días, y qué agradecidos deberíamos de estar por gracias a este mortero de patas cortas, podemos preparar una enorme variedad de salsas deliciosas. Sin embargo, si acabas de comprarte uno, es importante que sepas cómo curar un molcajete de piedra volcánica si es nuevo para evitar que, a la hora de preparar tu salsa verde, termines comiendo polvo o piedritas.

El molcajete (del náhuatl molcaxitl, molli-salsa y caxitl-taza) es un utensilio fabricado de manera artesanal, mediante el tallado de la piedra. No requiere grandes cuidados, y para limpiarlo, se recomienda usar un estropajo o zacate y un poco de jabón para trastes.

Curar un molcajete con sal

  1. Primero lava el molcajete y el tejolote (la piedra con la que vas a moler todo) con agua y jabón para trástes, tallándolo fuerte. Enjuaga bien el jabón.
  2. Vierte dentro del utensilio un puño de sal de grano y de granos de maíz pozolero o arroz crudo.
  3. Muele todo con ayuda del tejolote, intentando que la sal y los granos de arroz o maíz cubran toda la superficie.
  4. Es probable que lo que estás moliendo en el molcajete nuevo, se vuelva gris por el polvo de piedra que se va a desprender, de cualquier forma sigue tallando con el tejolote por cinco minutos.
  5. Retira la pasta que tienes en el utensilio y lávalo nuevamente.
  6. Vuelve a moler más sal y granos las veces que sean necesarias, hasta que cuando lo enjuagues el agua salga clara.

Curar el molcajete con ajo

  1. Lava bien el molcajete y el tejolote, tallándolo con un estropajo y jabón para trastes.
  2. Una vez que esté limpio, vierte en el molcajete nuevo algunos dientes de ajo y comienza a molerlos.
  3. Talla con el tejolote hasta que todos los poros del utensilio se impregnen del ajo. No lo limpies.
  4. Déjalo reposar toda la noche; a la mañana siguiente, ya podrás retirar los restos de ajo y lavar nuevamente con agua y jabón para comenzar a usarlo.

La recomendación de los expertos es que realices ambos métodos para curar un molcajete, haciendo primero el de la sal. Y listo, ya puedes estrenar tu utensilio para hacer tus salsas favoritas.

 

Te recomendamos: