Así puedes devolverle el antiadherente a tus sartenes si ya se les pega todo

Pamela Rodríguez Ordaz
devolverle el antiadherente a tus sartenes

Los sartenes son herramientas que nunca pueden faltar en la cocina, sin ellos una gran cantidad de platillos serían casi imposibles de hacer, sin embargo, como toda herramienta se va desgastando con el tiempo y esa antiadherencia que nos fascinaba al principio de va perdiendo poco a poco, pero no te preocupes, pues hoy te daremos un par de trucos para devolverle el antiadherente a tus sartenes si ya se les pega todo.

Sabemos que los sartenes pueden ser algo caritos, pero vale la pena invertir en uno de calidad y no en varios que no sean muy buenos, más temprano que tarde te darás cuenta de que esos baratos, pero con malos materiales, tendrán que ser reemplazados muy rápido, en cambio, un buen sartén puede durarte muchos años. 

Eso sí, recuerda que no saber decirle “adiós” a tus sartenes cuando es debido te puede traer problemas de salud, pues cuando ya están demasiado viejos y gastados pueden empezar a soltar residuos, óxido y agentes tóxicos que se quedan impregnados en nuestros alimentos.

devolverle el antiadherente a tus sartenes

Evita que tu comida se quede pegada y tengas que despegarla | Fuente: Unsplahs

Así puedes devolverle el antiadherente a tus sartenes si ya se les pega todo

Sartenes de hierro 

  1. Coloca la sartén a fuego medio
  2. Agrega una cucharada de aceite y repártela por toda la superficie
  3. Deja al fuego unos 10 minutos 
  4. Apaga el fuego
  5. Deja que se enfríe un poco
  6. Quita los restos de aceite con una toalla de papel
  7. Agrega sal de grano para que cubra toda la superficie 
  8. Vuelve a poner al fuego a temperatura media baja 
  9. Espera a que la sal se ponga color marrón, esto sucederá como a los 10 o 15 minutos de estar al fuego 
  10. Apaga el fuego y quita la sal
  11. Espera a que se enfríe muy bien
  12. Lava como normalmente lo haces

Sartenes de teflón

  1. Pon la sartén a fuego medio 
  2. Agrega sal de tal forma que cubra toda la superficie 
  3. Cuando los granos comiencen a saltar y se pongan amarillentos apaga el fuego 
  4. Elimina los restos de la sal 
  5. Deja enfriar perfectamente
  6. Lava como lo haces habitualmente 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas