Técnica coreana para eliminar la papada, ¡sin cirugía!

Alejandra Chavarria

La papada es uno de los problemas estéticos que pueden llegar a afectar a hombres y mujeres por igual y no siempre está relacionada con el sobrepeso, pues la también llamada doble barbilla, es una acumulación de grasa que se ubica debajo de la barbilla. Por eso dentro de las recomendaciones de cuidado de la piel, ahora te diremos una técnica coreana para eliminar la papada, ¡sin cirugía!

Este exceso de grasa generalmente aparece como consecuencia de diferentes cambios hormonales que suelen acentuarse después de los 30 años de edad, aunque también puede estar relacionada con problemas de obesidad o sobrepeso.

El portal Panorama, especializado en belleza, explicó que existe una técnica coreana que ayuda a disminuir el tamaño de la papada en poco tiempo. Esta técnica consiste en aplicar abundante bronceador en la zona del mentón y en el contorno inferior del rostro para afilar el rostro aplicando los principios del popular contouring. Recuerda que lo más importante es difuminar muy bien para perfilar el rostro y hacerlo ver más anguloso de forma inmediata.

Te ayudamos con algunos ejercicios para eliminar la papada | Fuente: Instagram derma.beauty78

Paso a paso para eliminar la papada sin tener que recurrir al bisturí

Para que el efecto sea permanente puedes recurrir a una serie de ejercicios que te permitan tonificar la papada y el cuello. Aquí te daremos algunos ejemplos de los ejercicios que puedes hacer para tonificar los músculos de tu rostro:

Inclina la cabeza hacia atrás mirando hacia el techo, mientras estás sentada en una silla. Luego debes tratar de empujar la mandíbula inferior hacia adelante para que puedas sentir el estiramiento en la parte de la barbilla. Mantén esta posición durante diez minutos y luego relaja. Lo recomendable es repetir este ejercicio diez veces durante el transcurso del día.

Inclina la cabeza como en el ejercicio anterior dirigiendo la mirada al techo y colocando los labios en forma de beso como si quisieras besar con mucha fuerza el techo de la habitación. Trata de exagerar el gesto y hazlo con fuerza. De igual forma, mantén la posición por 10 segundos, relaja y repite diez veces durante el día.

Este tercer ejercicio puede practicarse estando de pie o sentado. Mira hacia el frente con la cabeza recta sacando la lengua lo más que puedas e intenta tocar la punta de tu nariz con ella. La lengua debe permanecer en esa posición durante 10 segundo para después regresarla a su posición normal. Repite el ejercicio diez veces.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas