Mascarilla sólida de aguacate para reparar el cabello seco y maltratado

Pamela Rodríguez Ordaz
Mascarilla de aguacate para el cabello

Cuando se trata de belleza nuestro pelo es una de las armas más poderosas, no solo nos hace lucir bien, también revela un poco de quiénes somos y qué nos gusta, y como nuestra melena hace tanto por nosotros debemos regresarle algo de ese amor en forma de nutrición para que siempre se mantenga bonito y sano, es por eso que hoy te revelaremos esta receta de mascarilla sólida de aguacate para reparar el cabello seco y maltratado.

La naturaleza es muy poderosa, no necesitas gastar miles de pesos en productos con ingredientes desconocidos para tener un pelo brillante y nutrido, pues con solo dos artículos de tu cocina puedes conseguir resultados deslumbrantes.

El aguacate es una maravilla para nuestra salud y nuestra belleza, contiene vitaminas de los grupos A, B, C, D, E y K, es un poderoso antioxidante, ayuda a regenerar las células, hidrata profundamente y ayuda a sellar las puntas abiertas.

Mascarilla de aguacate para el cabello

Hidrata tu pelo a profundidad de forma natural | Fuente: Unsplash

Mascarilla sólida de aguacate para reparar el cabello seco y maltratado

Vas a necesitar:

  • 1 aguacate
  • Leche de almendras
  • 1 molde de silicona

Paso a paso:

  1. Mete en la licuadora la pulpa del aguacate y media taza de leche de almendras
  2. Tiene que quedar espeso
  3. Vierte la mezcla en un molde de silicona, tiene que ser pequeño para que quepa en tus manos, de preferencia esos moldes que son de jabones para masajes para que pase entre el cabello como si fuera un cepillo
  4. Mételo al congelador
  5. Una vez que esté bien congelada tu mezcla sácala del molde
  6. Pasa la mascarilla sólida por tu cabello, mechón por mechón para que se impregne bien 
  7. Una vez que tu melena esté cubierta con la mascarilla, déjala reposar de 20 a 25 minutos
  8. Enjuaga con agua tibia-fría 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas