Mascarilla de miel con maicena efecto botox: Aclara y rejuvenece tu rostro

Katia Muciño Briseño

Rejuvenecer la piel no cae mal a ninguna edad sobre todo cuando es de manera natural y sin procedimientos químicos o agresivos. Tienes que darle oportunidad a esta mascarilla casera de miel con maicena que no sólo te ayudará a aclarar manchas en el rostro, sino que será tu nuevo tratamiento favorito para efecto botox. 

Conseguir una piel joven, sana y bella no es tan difícil. Recuerda que la salud de la piel está acompañada de una buena alimentación e hidratación, consigue ese efecto que deseas con tres ingredientes que encontrarás muy fácilmente en tu cocina: maicena, huevo y miel. 

La maicena es un ingrediente de fécula de maíz que gracias a sus propiedades antioxidantes y vitamina E, es considerado un excelente limpiador y exfoliante casero, mientras que la yema de huevo contiene vitaminas A, B, D y B12 además de colina, un componente que es un aliado para la eliminación de toxinas en la piel.

Logra el cutis perfecto con la mascarilla de maicena, miel y huevo | Fuente: @Pixabay

La miel es otro ingrediente que posee grandes propiedades como hierro, potasio, zinc y magnesio pero debe usarse con moderación porque también puede ser dañina para cierto tipo de pieles.

Cambia tu piel a un tono terso y rejuvenecido

  • Una taza pequeña de maicena
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de miel

¿Cómo preparar tu mascarilla de miel y maicena?

  1.  Lava tus manos perfectamente y coloca en un recipiente pequeño la yema de huevo.
  2. Revuelve la yema de huevo con una palita y vierte tres cucharadas de maicena hasta conseguir una ligera masa.
  3. Una vez lista la masa agrega la cucharada de miel y esparce por todo el recipiente hasta que se combinen los tres ingredientes.
  4. Utiliza una pala lavada para colocar en tu rostro desde la zona T hasta el cuello.
  5. Deja reposar durante 15 minutos y espera a que la mascarilla se endurezca pero no demasiado porque podría irritar las partes más sensibles de tu piel.
  6. Coloca un recipiente con agua natural y comienza a lavar con movimientos suaves tu rostro, recuerda que no debes jalar la mascarilla directamente de tu piel porque podría irritar.
  7. Seca con una toalla limpia y deja reposar.

No olvides lavar tu cara de día y noche, utilizar bloqueador solar y aplicar la mascarilla una vez a la semana. 

Te recomendamos:

Te invitamos a seguirnos en Instagram y Facebook 

Escrito por
Katia Muciño Briseño

Relacionadas