En la vida solo nos enamoramos 3 veces, cada una por una razón diferente

Loretta Chantiri

Según dicen coloquialmente, en la vida solo nos enamoramos 3 veces, cada una por una diferente razón. Tres etapas que realmente necesitamos experimentar para llegar a entender el significado del amor y de una relación.

No quiere decir que no se llegue a sentir mucho afecto por distintas personas en distintas relaciones a lo largo de nuestra vida, de hecho, decir que solo nos enamoraremos 3 veces es para hacer referencia a tres eventos importantes que toda persona llega a experimentar en su vida amorosa. Y cabe destacar también que cada individuo lo hace en determinado punto de su existencia sin importar la edad que tenga en dicho momento.

Primera vez

El primer amor o la primera vez que nos enamoramos suele ocurrir a una edad bastante joven, algunos más chicos que otros. Todo parece ser bastante sencillo y bonito.

Este amor también aparenta ser el “ideal” según algunos estándares establecidos por la sociedad. En este tipo de amor, muchas ocasiones se busca la aprobación de los demás y no tanto los sentimientos de cada persona dentro de la relación. Al llegar a ser un amor joven no se comprende el verdadero trasfondo del concepto de pareja.

Sin embargo, se desarrolla un sentimiento bastante fuerte de “verdadero amor” o “amor único” y que no importa tanto el cómo se siente la relación. Se llaga a creer que si ambos ponen el 100% funcionará porque en el fondo todos creemos que el amor es como nos lo muestran en las películas y la televisión.

Segunda vez

El segundo amor aunque viene acompañado de una previa experiencia, suele ser el más complicado y en muchas ocasiones el más tóxico. Esta etapa de la vida amorosa nos lleva a crecer y madurar como individuos, nos enseña cómo nos gusta amar y también ser amados, lo que conlleva al dolor y en algunos casos mentiras y manipulación.

Este amor suele ser bastante cíclico, quiere decir que se repite y se repite una y otra vez durante varias ocasiones ya sea con una misma pareja con la que cortas y regresas, o diferentes personas con las que se experimenta una relación similar. Para muchas y muchos, salir de esta etapa suele tomar varios intentos y relaciones fallidas.

Se llega a generar mucha esperanza dentro de esta segunda vez. Se piensa que podría ser la indicada y que vale siempre la pena luchar por el otro aunque bien sabes que terminará peor que la última vez.

En ocasiones, sobretodo cuando se trata de una pareja que ha tenido varios intentos, se presta mucho al drama lo que lleva incluso a que las sensaciones y sentimientos tan altos y bajos se vuelvan bastante adictivos, lo que hace aún más difícil el salir de esta etapa.

Al final, es el amor por el que más luchas y que hubieses esperado que funcionara.

Tercera vez

La tercera vez o tercer amor suele ir acompañado de mucha espontaneidad, rompe finalmente con todos los falsos ideales sobre cómo debería ser el amor y lleva a un concepto de felicidad de pareja mucho más real.

En muchas ocasiones este es el amor que menos te esperas pero que sorpresivamente funciona de maravilla. Se llega a generar una conexión y comprensión hacia el otro bastante imposible de creer pero que sabes que es real.

En estas relaciones ya existe mucha madurez y experiencia por lo que no se suelen generar ideales ni expectativas, al contrario, la vida de pareja se maneja con mucha fluidez. No quiere decir que no lleguen a existir diferencias, sin embargo, se manejan desde una mejor perspectiva de vida.

No hay presiones al saber que el otro u otra te acepta tal y como eres y llegas a pensar en ocasiones que no es como imaginabas que sería el amor, sin embargo, encuentras un significado mucho mayor en dicho concepto, así como en ti y en tu pareja.

Llegas comprender que enamorarte no es algo que radique solo en los pensamientos, ideales y formas de ser, sino que se basa en aspectos mucho más sensoriales y naturales de las personas.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas