Razones para no ser la amante en una relación ¡No te conviertas en “la otra”!

Loretta Chantiri

La vida amorosa sin duda puede llegar a ser extraña y dolorosa, principalmente por la infidelidad, un problema que existe prácticamente en toda relación de pareja, pues aunque muchas veces no lo aceptemos, puede llegar a haber una o un amante de por medio. Pero, ¿qué pasa cuando a una le toca ser la amante? Te compartimos algunas razones por las que definitivamente no conviene convertirse en “la otra” de una relación, según los especialistas en salud mental.

De acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo Ragnar Beer, solo el 28% de los hombres o mujeres casadas son infieles o admiten serlo. Esto puede deberse a distintas razones, principalmente por falta de confianza a la pareja y el requerimiento de acudir con otra persona a cubrir o satisfacer ciertas “necesidades”.

Además, los hombres con un mayor ingreso económico son más propensos a engañar a su pareja. Así que si en tu caso eres la amante o “la otra” en una relación o de plano estás viviendo una doble vida amorosa, te invitamos a conocer algunas de las razones por las que deberías pensar seriamente si quieres seguir envuelta o envuelto en tal situación .

Razones para no ser la amante en una relación… O dejar de serlo

Ten en cuenta que ser la amante de una relación tiene sus riesgos. Pues si bien se debe interpretar como una relación sin compromisos, hay quienes caen fuertemente en los lazos sentimentales que establece la otra persona.

Algo que puede resultar en un dolor emocional serio pues en cualquier momento la otra persona podría dejarte porque ya tiene un compromiso con su pareja actual.

También es importante que tomes en cuenta que así seas la amante más hermosa del mundo, la otra persona esta contigo principalmente porque le sobra tiempo para ello y tu eres consciente de que tiene una vida con otra persona así que digamos que no hay mucho campo para “exigir” ciertos tratos o “derechos”.

Bien sabes que duerme, desayuna, vive bajo el mismo techo que su pareja e incluso podrían tener hijos en común, algo que le puede quitar mucho tiempo. Por lo que los momentos que esta contigo realmente son tiempos de sobra para él o ella, porque considera su relación de “amantes” como algo informal, sin prestarte la atención que realmente mereces tener.

Al final la infidelidad cobra facturas. | Foto: Freepik

Como ya mencionamos, tu salud emocional puede verse afectada. Entrarle como la amante o “la otra” de una relación requiere de una personalidad algo fría, centrada en lo que dicha relación implica y con una mentalidad siempre a la expectativa de que todo puede acabar en un santiamén.

Pero más allá de que la relación acabe en un instante, debes entender que si no estas dispuesta a justamente a tomar el papel de “la otra” o “la mala” de la novela, puedes terminar sufriendo bastante. Ten en cuenta también que cada salida será un secreto así que no podrás elegir cualquier lugar para ir a cenar o caminar, no conocerás a su familia ni sus amigos, algo que realmente puede afectarte emocionalmente.

Por otro lado recuerda que si tú eres la amante, tú no eres la mala del cuento. La “mala persona” es la que le es infiel a su pareja, no obstante, en el peor de los casos, tanto para el infiel como para su pareja, tú serás la causa de su separación y demás heridas familiares y sentimentales a futuro.

Finalmente, ten en cuenta que él o ella jamás sentirá un compromiso, o al menos es poco probable. Y al no tomarse las cosas con seriedad, es factible que para dicha persona seas completamente desechable o reemplazable.

Es decir, si le es infiel a su esposa o esposo, con quien generó un gran “compromiso” al casarse, ¿por qué no haría lo mismo una vez más contigo?

Claro que siempre puede tratase de una aventura, algo pasajero, un juego, pero si estás buscando una relación, no se trata de disfrutar de forma efímera los ratos de diversión o placer, sino de ver un poco más allá por tu futuro. De ser así, podrías salir muy herida de esa relación como amante ya que deseas estar con una persona que ya tiene la vida hecha.

Por último, ten en cuenta que ser la causa de que una familia (por muchos o pocos que sean) se rompa o separe, así tu no tengas nunca malas intenciones, es un peso emocional que a futuro podría dolerte directamente en tu autoestima.

Así que si por ahora estás en el papel de la amante o “la otra”, piensa seriamente si es que quieres seguir formando parte de una historia que podría tener un final poco feliz o al menos bastante incierto, o si quieres centrarte en buscar a esa persona que realmente te pueda complementar y con la que finalmente compartas una vida como siempre lo has querido.

***

No olvides visitar nuestra cuenta de Instagram para que conozcas más contenidos que tenemos preparados para ti.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas