¿Cómo bebes tu café? Quienes les gusta negro podrían ser psicópatas

Loretta Chantiri

El café es posiblemente una de las bebidas más consumidas a nivel mundial la cual puede disfrutarse de diferentes formas, aunque quienes lo disfrutan en su estado “mas puro”, o sea negro, podrían tener tendencias psicópatas.

Beber el café negro es por supuesto para los amantes de los sabores fuertes y para quienes realmente disfrutan de esta bebida de la forma que se supone todos deberíamos de disfrutar, o al menos así lo explican los catadores asiduos.

Pero por otra parte, distintos estudios han descubierto una correlación entre el amor por el café negro y las tendencias psicópatas o sádicas. Así lo afirma uno publicado por la revista Appetite.

Dicho estudio o investigación el cual fue realizado por investigadores de la Universidad de Innsbruck, Austria, encuestó a más de 1000 personas adultas preguntándoles acerca de sus preferencias de comida y sabor. Posteriormente, los participantes realizaron una serie de pruebas que evaluaban conductas y rasgos de personalidad antisociales como sadismo, narcisismo y psicopatía.

Más adelante, se encontró que la preferencia por los sabores amargos estaba relacionada con el comportamiento psicópata. La asociación más cercana fue entre alimentos amargos y el sadismo “cotidiano” el cual se refiere al placer de infligir dolores moderados a los demás.

(Foto: Unsplash)

Y por supuesto que no solo el sabor amargo del café negro destacaba, sino también el de otro tipo de alimentos como los rábanos y el agua tónica los cuales apuntan a personas con rasgos antisociales.

No es la primera vez que se hacen comparaciones entre gustos de sabores y personalidad pues en el pasado se demostró que el sabor dulce aumenta la amabilidad y el entusiasmo por ayudar mientras que el amargo aumenta la hostilidad.

No quiere decir que todo aquel o aquella que bebe café negro sea por consecuencia psicópata o sádico. No obstante, resulta bastante interesante que en efecto exista un gran relación entre los sabores amargos y conductas poco saludables.

Y tú, ¿cómo como bebes tu café?