5 cosas que una mujer fuerte y con amor propio jamás debe aceptar

Loretta Chantiri

Sentirse plena o realizada no tiene que ver con la edad, sino con la experiencia, con las cosas que se van viviendo, aprendiendo y también por el gran sentimiento de amor propio que cada una va desarrollando a su modo. Bajo este entendimiento, hay cinco cosas o situaciones que una mujer fuerte y con un gran amor por ella misma jamás debe aceptar.

Seguro hay mujeres fuertes famosas que admiras o con las que convives día a día las cuales son una parte importante de tu fuente de inspiración para seguir adelante con la vida.

Y si bien ellas pueden ser tan grandiosas para ti por lo que han logrado a pesar de todo lo que han vivido y te parecen todo un ejemplo a seguir, tu también te debes reconocerte como una mujer fuerte, valiosa y de gran amor propio, pues sin importar si consideras tus experiencias de vida simples o complejas, has luchado cada día por estar en donde estas ahora mismo, siempre siendo tu prioridad ver por ti para salir adelante.

Y hay que aclarar que una mujer fuerte no es la nunca falla, sino la que a pesar de hacerlo siempre se mantiene firme, no se quiebra ni se deja quebrar por los demás, no hay quien la obligue a cambiar de convicción e ideales y es capaz de siempre agregar valor a su vida alejándose de personas y situaciones que no le suman nada a su existencia.

Es la que no se deja presionar por expectativas ajenas e inclusive, la que sabe como expresar los que es, lo que piensa y siente, siempre de manera auténtica, con respeto, empatía, fuerza y sobre todo, con un tremendo amor propio.

El amor propio es reflejo de una gran fuerza personal en una mujer y viceversa. | Foto: Unsplash

Estas son las 5 cosas o situaciones que una mujer fuerte y con amor propio jamás debe aceptar

Ser una mujer fuerte no siempre es fácil, pues usualmente será criticada, especialmente por aquellos que no pueden controlarla, aprovecharse de ella o hacerle algún tipo de daño.

Es por ello que una mujer fuerte debe protegerse del comportamiento y actitud de otros con el amor que ella misma se ha forjado y con la meta de siempre encontrar su lugar en este mundo.

Entre las cosas que una mujer fuerte y con amor propio jamás debe aceptar están:

Una mala relación con ella misma

A pesar de sus tropiezos, una mujer fuerte siempre sigue adelante, de hecho, toma dichos tropiezos como oportunidades para seguir mejorando su relación con ella misma. Jamás se habla mal, ni se compara con los demás y no se tiene lástima por que sabe realmente el valor de su lucha en esta vida.

Ua mala relación de pareja

Por mucho que ame a otra persona, una mujer fuerte siempre velará por su bienestar personal antes de satisfacer las necesidades o caprichos de otros. Bien sabe que para estar bien con los demás, primero debe de estar bien con ella misma, y si una relación le nubla el juicio o le resta amor propio, sabe que por ahí no es.

Asimismo, no suele ser agresiva antes una situación de pareja, pero tampoco sumisa; siempre busca la manera de hablar desde lo más honesto, de forma afectiva pero efectiva con el fin de exponer sus sentimientos, siempre poniendo su bienestar por enfrente de todo.

Una mala relación de amistad

Similar a la relación de pareja, una mujer fuerte y de gran amor propio sabe que hay personas que, sin importar si en algún momento fueron grandes amigas o amigos, son personas con las que quizá ya no quiere convivir por que no aportan valor a su experiencia y a lo que quiere para ella misma en el tiempo presente.

No guarda apariencias con nadie así que realmente sabe de las amistades que le convienen y que la hacen sentir bien, querida y tomada en cuenta por quien es y como es.

Un mala relación con su familia

Con todo el amor que siente por su familia, una mujer fuerte siempre será capaz de marcar límites, no se deja manipular ni por sus padres, vive sus propios sueños en lugar de cumplir con las expectativas familiares que a veces pueden ser tóxicas y bastante patéticas. No cede antes presiones y se comprometen únicamente con lo que la hace feliz.

Igualmente una mujer fuerte y de gran amor propio no deja que una mala historia familiar la defina, sino que busca sanar y crear un mejor futuro para ella.

Una mal ambiente o entorno laboral

Finalmente, una mujer fuerte jamás le restará prioridad a su bienestar físico y emocional por un trabajo que, aunque pague las cuentas, la haga sentir realmente mal.

Una mujer que es segura de si misma y del amor que se tiene no deja que sus compañeros o su jefes abusen de sus posiciones, no se permite estar en lugar que no sea seguro para ella. En ningún momento permitirá que se aprovechen de ella de ninguna manera, se da a respetar y no se calla cuando algo no le parece, sino que actúa por sus derechos y su bienestar.

***

No olvides darle like a nuestra página de Facebook para que no te pierdas los contenidos más recientes.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas